Posted by : Maximiliano Crespi domingo, marzo 20, 2011

Escritor de ficción y ensayo, investigador y docente. En esta entrevista abre un recorrido desde el comienzo incierto de sus lecturas hasta la puesta al día con la literatura reciente. También enumera los rituales, las pulsiones y los requisitos para ponerse a escribir y seguir haciéndolo.



POR LUCÍA MARROQUÍN 
Maximiliano Crespi nació en Oriente, provincia de Buenos Aires, en 1976. Es licenciado en en Letras. Colabora con diferentes medios y revistas especializadas y co-dirige el Proyecto cultural 17grises. Además de haber participado en varios volúmenes colectivos de crítica e historia literaria, ha publicado Grotescos (2006) y El revés y la trama. Variaciones críticas sobre David Viñas (2009). Acaba de publicar La conspiración de las formas, un volumen de ensayos sobre el jeroglífico literario, aparecido bajo el sello editorial UNIPE.

1. ¿Cuál es el primer libro que recuerda haber leído?
Es un engaño creer que hubo un primer libro. El que lee sabe que siempre ha estado leyendo. No es una cuestión de tiempo sino más bien de aspecto. Quizá esto blanquee un poco mis neurosis, pero tengo la impresión de que no podría definir un comienzo de lectura en un libro particular. Diría más bien que ese comienzo sólo me resulta imaginable in medias res, en aoristo de indicativo. ¿Se entiende?

2. ¿Cuál es su autor favorito vivo?
Los autores son una superstición escolástica, felizmente abandonada. Sigo con atención las intervenciones de Katchadjian, Gradin y Alemian; siempre recordando que el destino de toda intervención es el de borrarse en sus propios efectos. En términos estrictamente literarios, me interesan sobremanera la intensidad del proyecto narrativo de Hernán Ronsino y la virulencia del proyecto poético del cordobés Carlos Godoy.

3. ¿Qué libro se llevaría a una isla desierta?
Hay tantos buenos libros y tan pocas islas desiertas… La pregunta es incontestable porque compromete algo irreversible. La elección representa siempre una condena. La relación con los objetos de lectura nunca es unívoca. Es, como quería el bueno de Nicolás Rosa, siempre una relación pasional y al mismo tiempo amorosa; en tanto pasión está sometida inexorablemente a repetirse (a coincidir consigo misma), en tanto amorosa es dúctil y está abierta a diferir. De ahí que, más de una vez, corra también el riesgo de convertirse ella misma en objeto de veneración o en fetiche.

4. ¿Cuál es el último libro que leyó o qué está leyendo en este momento?
Como Aquiles tras la tortuga, estoy leyendo y haciendo notas sobre narrativa contemporánea, en función de un proyecto que quizá algún día llegue a concretarse en libro pero que por ahora es sólo una lista de odetés en una carpeta llamada “El relato sin doble”. En estos días de calor aciago, he tratado de ponerme al día con algunas de esas lecturas pendientes: Algunos apuntes sobre mi madre de Marcelo Damiani, Pinamar de Hernán Vanoli, La hora de los monos de Federico Falco, El asesino de chanchos de Luciano Lamberti, Misoginia latina de Joaquín Linne y Los amigos soviéticos de Juan Terranova. Ahora estoy leyendo La mitad mejor de Marcos Herrera y, paralelamente, el impecable libro de Diego Bentivegna sobre Castellani. Espero poder empezar en estos días el de Ariel Idez sobre Literal.

5. ¿Qué libro reciente no pudo terminar de leer?
Blanco nocturno.

6. ¿Qué libro quisiera releer pronto?
Desearía tener tiempo para releer El sendero y los días de Héctor Ciocchini, Ficción y reflexión de José Bianco, Artefacto de Nicolás Rosa, Transgressão & Modernidade de Raúl Antelo, Saer y los nombres de Dardo Scavino. También para revisar algunos textos literarios como Los años despiadados, Luz de las crueles provincias, Brillos, La luz argentina, Restos diurnos, y, por otros motivos, Rabia, El derecho de matar, El desierto y su semilla, Las peripecias del no... Una lista interminable; el espacio ejerce también su tiranía.

7. ¿Cuándo escribe?
Cuando no queda más remedio. Cuando la necesidad pone a un lado la vergüenza. Es ahí donde a veces se asoma eso que algunos llaman voluntad. Entonces, como diría Beckett, cuando la pluma se detiene, cuando se rehúsa a continuar, yo sigo. Hay una fuerte dosis de orgullo en eso. Es necesario querer todo si es que se espera hacer algo.

8. ¿Quién debería ser el próximo Nobel?
José Pablo Feinmann. Por ahí así afloja con la queja de que no lo leen en Puán…

9. ¿Cuáles son sus rituales o supersticiones a la hora de escribir?
“Tengo un rito y no un lugar”, dice un viejo tema de Spinetta. Soy un lector que escribe la lectura. Escribo obedeciendo a una pulsión grosera, casi bárbara. Tanto leer como escribir, por lo menos en mi caso, requieren a la vez de orgullo y egoísmo. O, para decirlo con propiedad, de soledad y aislamiento. Cualquiera lo sabe: una cosa no necesariamente trae la otra.

10. ¿Cuál es su comienzo favorito de la literatura universal?
“Le cruzaba la cara una cicatriz rencorosa: un arco ceniciento y casi perfecto que de un lado ajaba la sien y del otro el pómulo.”

*Aparecido en el Suplemento Cultura, diario Perfil, domingo 20/03/11. p. 2.

Production mode

Followers

Google+

Visitors

Popular Post

Maximiliano Crespi

Es licenciado en Letras por la UNSur y Doctor en Letras por la UNLP, especializado en Teoría y Crítica Literaria e Historia Cultural e Intelectual Argentina y Latinoamericana. Es docente e investigador del Centro de Estudios de Teoría y Crítica Literaria (IdIHCS-FaHCE-UNLP) y del CONICET. Trabaja parte del Observatorio de Literatura Argentina Contemporánea (OLAC) y participa del Colectivo de Trabajo Intelectual “Materiales”. Ha colaborado con la Historia Social de la Literatura Argentina dirigida por David Viñas y con la Historia Crítica de la Literatura Argentina dirigida por Noé Jitrik. Antologó, editó y prologó obras de Jaime Rest, David Viñas y Raúl Antelo. Ha colaborado publicado textos críticos y teóricos en numerosas revistas especializadas y en diversos volúmenes colectivos. Es autor de Grotescos, un género (2006), El revés y la trama. Variaciones críticas sobre Viñas (2008), La conspiración de las formas. Apuntes sobre el jeroglífico literario (2011) y Jaime Rest: función crítica y políticas culturales (1953-1979). De Sur al CEAL (2013) y Los infames (2015).
Con tecnología de Blogger.

- Copyright © 2013 Maximiliano Crespi -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -