Posted by : Maximiliano Crespi jueves, junio 19, 2014

Reportaje a Oscar Masotta*
Por Oscar Steimberg

Oscar Masotta (1930-1979)

¿Cuáles son los cambios que se operan actualmente en la crítica literaria, y más específicamente en la crítica de poesía? 
La crítica moderna afirma la idea de que la crítica es una reflexión sobre las formas y los contenidos inmanentes a la obra. Actualmente la crítica tiende a escindirse de la historia de la cultura, o se escinde de hecho. La crítica como profesión no es del siglo XX, pero con el movimiento fenomenológico aparece la tendencia a privilegiar la descripción (la crítica de Taine era explicativa, comenzaba por querer conectar la “serie” de los acontecimientos literarios o plásticos con las otras “series” del proceso social: hábitat, geografía, medio, temperamento). Esto es, que no era crítica propiamente dicha, sino historia de la cultura. El crítico actual no se desentiende de las conexiones globales; pero esas conexiones son del orden de un trabajo ulterior. En cuanto a la manera de ver la relación que existe entre cada “serie” (literaria, plástica, musical) y las otras series de la vida social (instituciones, vida económica, procesos políticos, mitos sociales), depende, en general, de los fundamentos filosóficos de cada crítico individual. Por eso, la tendencia actual hace bien en problematizar las conexiones. Es lo que empieza a ocurrir, a mi entender, con la crítica de poesía, si bien la crítica que yo conozco es, en su mayor parte, todavía una crítica fenomenológica, es decir: una crítica que tiende a encontrar en los significados internos de la obra un sentido ya acabado, y que por lo mismo decide prematuramente y a la vez se desentiende del problema de las conexiones (no reenvía a los otros niveles de la vida social).

¿Hay una interacción, o puede establecerse un paralelismo, entre evolución de la poesía y evolución de la crítica? 
Esta es una pregunta que atañe a la historia de la cultura. Y en verdad, el supuesto es que para que haya historia de la cultura tendría que haber un cierto paralelismo. Ahora bien: la metodología actual tal como comienza a generalizarse en las ciencias del hombre, recomienda en general una actitud de reserva con respecto a la idea de paralelismo. El paralelismo ha sido hasta ahora el caballo de batalla, si no la mayor debilidad, de la crítica marxista.

¿Cuál es el último verdadero movimiento poético? 
Entre los que englobaron a la poesía, hasta los años 40, el surrealismo. Las búsquedas artísticas más representativas de este momento, ¿se realizan fuera de la poesía? Si es así, ¿por qué? Tendría que decir que sí (a pesar de que esta contestación, como la pregunta misma, es un poco capciosa). ¿Por qué? Porque la conciencia que a mi entender debería regir las búsquedas estéticas (esto ocurre en las artes plásticas) debería ser, hoy, la del reconocimiento del “boom” de los medios de información. En cuanto a la poesía, ella vive de palabras. ¿Escuchadas? ¿Proferidas? ¿Dichas cara a cara? ¿Leídas? Se dirá: todo a la vez. Es lo que yo creo. Pero es esto lo que descoloca a la poesía para referirse a los medios de información. La poesía es un mensaje que vive en el seno de un canal ambiguo o, mejor, de un híbrido de canales. A medias pensamiento, a medias escrita, a medias sonido material.

¿Cómo podría ella referirse, con su propia materia, a los resultados de los procesos masivos de información, cuanto que estos resultados tienen otra materia y son ambiguos de otro modo? 
Tal vez, no sé, los poetas debieran seguir a los pintores, para demostrar que se puede hacer poesía con otros medios que con el lenguaje verbal incrustado en el papel. O bien deberían llevar al extremo –en la línea del dadaísmo– la posibilidad de jugar con esa incrustación…

*Revista Veinte y ½, Año 1, N° 1, Buenos Aires, marzo de 1967.

Production mode

Followers

Google+

Visitors

Popular Post

Maximiliano Crespi

Es licenciado en Letras por la UNSur y Doctor en Letras por la UNLP, especializado en Teoría y Crítica Literaria e Historia Cultural e Intelectual Argentina y Latinoamericana. Es docente e investigador del Centro de Estudios de Teoría y Crítica Literaria (IdIHCS-FaHCE-UNLP) y del CONICET. Trabaja parte del Observatorio de Literatura Argentina Contemporánea (OLAC) y participa del Colectivo de Trabajo Intelectual “Materiales”. Ha colaborado con la Historia Social de la Literatura Argentina dirigida por David Viñas y con la Historia Crítica de la Literatura Argentina dirigida por Noé Jitrik. Antologó, editó y prologó obras de Jaime Rest, David Viñas y Raúl Antelo. Ha colaborado publicado textos críticos y teóricos en numerosas revistas especializadas y en diversos volúmenes colectivos. Es autor de Grotescos, un género (2006), El revés y la trama. Variaciones críticas sobre Viñas (2008), La conspiración de las formas. Apuntes sobre el jeroglífico literario (2011) y Jaime Rest: función crítica y políticas culturales (1953-1979). De Sur al CEAL (2013) y Los infames (2015).
Con tecnología de Blogger.

- Copyright © 2013 Maximiliano Crespi -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -